lunes, 24 de septiembre de 2012

NUESTRA SEÑORA DE LA ROSA


MADRE ADNEGADA

 
   MADRE ADNEGADA


Madre abnegada, tierna Señora.
Dame tu mano, porqué asirme
 A ella deseo siempre, y ahora
Más que nunca, ¡¡Virgen María!!
¡¡Virgen y Madre Corredentora!!
Acógenos que perecemos, cuantos
Hermanos e hijos Tuyos están padeciendo…
Cuanto sufrimiento dulce Madre mía.
Danos fuerza, Señora de nuestra casa.
Paño de lágrimas, luz de Jesucristo.
Antorcha del Sagrario, cimiento…
 De la Nueva Jerusalén.

@@@@@@@@@

Autora:   Mercedes Ramos.