domingo, 31 de agosto de 2008

LUZ DE LA MAÑANA



Luz de la mañana, Eres Vida Mía.
La Más Deslumbrante, de la Celosía.
Querida Madre, siempre tan Sufrida...
Con tu Sutileza, nos llamas con Ternura
A beber de la fuente en la llanura
Donde se refuerza la Fe y la Esperanza
De encontrar a Tu Hijo en la Caridad Divina
Pues sabes como somos arrastrando miseria.
Errantes con debilidades clamamos ayuda
Y quien mejor que Tú Agua Perfumada,
Bálsamo de Enfermos, del Extraviado Guía…
Suplicantes venimos, Celestial María.
Bajo Tu Manto, Ciérranos los Ojos en la Agonía.


Autora: Mercedes Ramos

No hay comentarios: